Yahoo España Búsqueda web

Search results

  1. The Wire (HBO): Esta serie increíblemente realista y sin adornos de HBO sigue una investigación sobre drogas y asesinatos que va creciendo en Baltimore; una investigación que culmina con una serie compleja de pinchazos telefónicos y vigilancia. Ve todo lo que quieras. Cancela en cualquier momento. 9,99 €/mes. SUSCRÍBETE YA. Ve todo lo que quieras.

  2. hace ya 3 años o asi me vi la primera y segunda temporada entera, estaba realmente enganchado, en especial la segunda temporada me flipo toda la historia y el desenlace final, cuando empece con tercera temporada no consegui encontrar unos subtitulos decentes y la abandone, ahora quería volver a ello.

  3. 18 de sept. de 2010 · Año: 2002-2008. Título en castellano: Bajo escucha. Género: Policial, Drama. Tamaño: 350 MB (y 6 capítulos de 550 mb en la temporada 5). Resolución: Excelente. Audio: inglés. Subtítulos: en español y en inglés. Películas y series de alta calidad, siempre en su idioma original. Dios bendiga los torrents.

  4. Última actualización de los rankings de streaming: 1:19:18, 10/04/2024. Bajo escucha está en el puesto 125 en los Rankings Diarios de Streaming de JustWatch hoy. La serie de TV subió 17 puestos en los rankings desde ayer. En España, en este momento es más popular que Sand Land: The Series pero menos popular que 30 Monedas.

  5. 1 de mar. de 2023 · Pocas ficciones van a poner a tanta gente de acuerdo sobre lo excelso de su propuesta. De hecho, el paso del tiempo (2002-2008) no ha hecho sino ratificar que la obra de David Simon es una de las mejores series de televisión. Y en la conversación por ser la mejor. En Selectra TV te contamos dónde puedes ver The Wire online y en español.

  6. Bajo escucha The Wire. 5 (5) El busca The Pager. 4 (4) Casos antiguos Old Cases. 3 (3) Las compras The Buys. 2 (2) El caso The Detail.

  7. 3 de jun. de 2002 · Told from the points of view of both the Baltimore homicide and narcotics detectives and their targets, the series captures a universe in which the national war on drugs has become a permanent, self-sustaining bureaucracy, and distinctions between good and evil are routinely obliterated.